Envío gratis a partir de 25€

Little Siberica y el cuidado de los más pequeños

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
15 LITTLE SIBERICA Y EL CUIDADO DE LOS MÁS PEQUEÑOS - 22062017

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Índice contenido

Little Siberica y el cuidado de los más pequeños

Llegan por fin las altas temperaturas y el momento de empezar a ir a la playa y a tomar el sol, pero los que tenéis pequeños en casa sabéis que ellos necesitan un cuidado especial para disfrutar del sol sin preocupaciones.

Natura Siberica lo sabe y, pensando en los niños y en sus necesidades, ha desarrollado la línea de productos ‘Little Siberica’. Se trata de productos por y para ellos, centrados en la protección y nutrición de su dermis.

En este post vamos a tratar una serie de consejos esenciales para todos los padres como son:

  • El cuidado del cabello
  • El cuidado de la piel
  • Consejos extra para el verano

Los niños y el cuidado que requiere su cabello

El cuero cabelludo de los niños es más fino y sensible que el de los adultos, y más propenso a enredarse y quebrarse, es por ello que deberemos ofrecerles productos que respeten sus características y que ofrezcan un plus de cuidado.

Es importante que el champú que elijamos sea uno pensado para ellos y con ph neutro, para que no dañe el cuero cabelludo de nuestros pequeños y que consiga un pelo suave y saludable. Además, no debe irritar los ojos ni maltratar el cabello sensible, por eso recomendamos que elijas un champú para niños, ya que suelen reunir todas las propiedades especiales que ellos requieren.

A la hora de bañarlos, es recomendable que te apliques el champú primeramente en las manos (no directamente en la cabeza) y acto seguido realices un suave masaje y se lo extiendas por todo el pelo. Es muy importante que tengas cuidado y el masaje sea lo más suave posible. Y recuerda aclarar bien el cabello para que no queden restos de champú.

Para el cuidado del cabello en los niños es ideal el Gel y Champú para bebés «Sin Lágrimas» para cabello y cuerpo 2 en 1, ya que, como hemos comentado, es recomendable que el champú no irrite los ojos y que tenga propiedades nutritivas especiales.

Por último, respecto a la frecuencia del lavado del cabello, en niños, con lavarlo dos o tres veces por semana es suficiente, ya que si lo lavamos más corremos el riesgo de dañar la capa hidrolipídica que posee su cuero cabelludo, encargada de proteger de eccemas e infecciones.

El cuidado especial que requiere su piel

La piel es un órgano importantísimo para el ser humano, es la primera barrera contra infecciones que poseemos. En el caso de los niños, posee una capa externa protectora más fina de lo normal, por lo que es más sensible a las agresiones externas.

Lo primero que debemos saber es que la mejor protección para la piel es la ropa, ya que añadimos una barrera extra de protección frente a agentes externos. Pero aunque sea una protección eficaz, no es la única que deberemos tener en cuenta.

Existen cuidados especiales y factores a tener en cuenta, muy sencillos de aplicar pero que tienen resultados notables en nuestros pequeños.

La primera puntualización es que, muchas personas creen que no hay que bañar a los niños diariamente, ya que esto puede dañar la piel: esto es una verdad a medias.

Es importante bañar a los niños todos los días, aunque no hay que hacerlo tan frecuentemente con jabón. El gel de baño elimina aceites esenciales de la piel, y con un alto uso es posible que deje la piel muy seca y provoque irritaciones, más aún en niños.

Con lavarlo con un gel de ducha entre 2 y 4 veces a la semana será suficiente.

Es importante que el agua a la hora de bañarlo esté templada, sobre los 35 grados más o menos, y que nuestro pequeño no pase mucho tiempo dentro de la bañera. La piel puede macerarse y aumentar su sensibilidad. Por tanto, los baños han de ser cortos y templados.

A la hora de secarlos, debemos secarlos con mucho cuidado y mimo, sin frotar para no causar irritaciones en su piel, dejando que quede un poco de humedad en la misma.

Respecto al gel, es esencial que escojamos un gel de baño especial para ellos, con ph neutro, no perfumado y suave, para asegurarnos de que no se le irrite la piel ni le cause rojeces.

Abusar del gel de baño es malo, pero eso no significa que debamos prescindir de él ni mucho menos. Es el encargado de limpiar el sebo, el sudor, la suciedad del día a día y posibles gérmenes y bacterias que existan en su piel.

Si son los primeros baños de tu bebé, puedes usar la Espuma de baño para recién nacidos. Esta espuma de baño proporciona un cuidado delicado a la piel del bebé mientras la hidrata intensivamente y la calma.

Si por el contrario, tu hijo o hija tiene una edad más avanzada, el Gel de baño para bebés es otra opción, ya que está pensado para limpiar con cuidado la delicada piel de los pequeños de la casa evitando la sequedad e irritaciones y proporcionando un efecto suavizante, hidratante y calmante.

Pero no todo queda en el baño, tan importante es el durante como el después. Es altamente recomendable aplicar, después de bañar a nuestros niños, un hidratante en cualquier formato (leche corporal, aceites, cremas…) Es importante no pasar por alto este paso, porque hidratar la piel le otorgará un plus de protección y nutrición.

Deberemos elegir un hidratante especial para ellos, que no sea perfumado y que no posea ningún elemento que pueda irritar su piel.

Los aceites de masaje son una gran opción, ya que son más fáciles de aplicar que el resto de formatos, y podemos realizar un suave masaje que seguro que los más pequeños agradecerán.

Más concretamente, el Aceite de masaje para bebés es idóneo para este uso. Se trata de un aceite pensado por y para ellos, con numerosas propiedades beneficiosas para la piel.

Contiene aceite orgánico de Escaramujo, el cual repara la piel y la deja hidratada en profundidad. Además, como posee aceite orgánico de Onagra, nutre la dermis, la calma y previene inflamaciones.

Este aceite ha sido premiado por TheBeautyShortList – Mama &BabyAwards 2017 como ganador en la categoría de aceites para bebé, por lo que es todo un acierto.

Las manos: una vía de acceso para bacterias y agentes externos

Mención especial debemos de hacer a las manos, ya que en la mayoría de los casos, unas manos descuidadas son las principales responsables de propagar gérmenes por todo el cuerpo.

Los niños tocan alimentos, heridas, e incluso su propia boca, por lo que unas manos sucias son el vehículo perfecto para enfermedades e infecciones.

Por tanto, deberemos acostumbrar a nuestros pequeños a que se laven con frecuencias las manos, sobre todo antes de comer, después de jugar, por las mañanas y por las noches antes de irse a dormir.

Debemos enseñarles a lavarse bien las palmas, la muñeca, entre los dedos… y enjuagar bien las manos para que no queden restos de jabón.

Por último, debemos estar pendientes de sus uñas, cortarlas con frecuencia para que no se alarguen y arañen la piel y siempre de forma recta para que crezcan de forma saludable.

CONSEJOS ESPECIALES PARA EL VERANO

Ahora que comienza la época más soleada del año, es importante no quedarse sólo en el cuidado básico de los pequeños, debemos conocer y poner en práctica una serie de consejos y pautas extras para proteger a los niños de la alta exposición solar y del calor.

Como ya hemos comentado, frente al sol, el mejor aliado es la ropa y los accesorios que nos otorguen una barrera extra de protección, ropa de algodón, gafas de sol y una gorra deben ser unos imprescindibles este verano.

Además, debemos evitar exponer a los niños al sol en las horas centrales del día (de 12:00 a 16:00 más o menos) y echarles crema solar media hora antes de salir de casa y cada 2 horas aproximadamente.

A la hora de elegir una crema solar, si tu niño tiene una piel más blanquecina y sensible, deberás usar una crema con factor de protección solar SPF50+, en caso contrario, con una con factor SPF30 será suficiente. Lo importante es que no te olvides de aplicarla por todo el cuerpo, de manera frecuente.

Respecto al calor, si estás en la playa o en la piscina, es recomendable que los niños se bañen de vez en cuando para refrescar la piel, e hidratarlos con agua para compensar la pérdida de ésta debido al sudor.

Esperamos que este artículo te haya gustado y sobre todo, que te haya servido de utilidad.

Este post ha sido escrito en colaboración con Belletica.com, una web de cosmética online donde Natura Siberica tiene una sección destacada.